El Banco Central de India ha anunciado que recorta los tipos de interés. Lo ha hecho más de lo esperado, recortando 50 puntos básicos hasta el 6,75%.

 

El ente regulador toma esta medida en un momento en el que la inflación está en mínimos históricos y la economía india se encuentra atravesando dificultades que la ponen en riesgo de desaceleración del crecimiento.