El BIS (Bank for International Settlements, Banco Internacional de Pagos en castellano), ha indicado que los niveles de apalancamiento a escala mundial están cerca de niveles extremos. Esta circunstancia incrementa los riesgos en el sistema financiero en términos de capacidad de reacción ante la probable próxima subida de tipos de la Reserva Federal.

El organismo internacional ha considerado que la incertidumbre de la economía de China, que está causando estragos en los mercados y una importante fuga de capitales de la segunda economía del planeta, es una muestra de que los elevados niveles de crédito podrían terminar impactando negativamente en la economía mundial. Caludio Borio, economista jefe del BIS ha señalado que “no estamos viendo temblores aislados, sino la liberación de la presión que se ha acumulado gradualmente a lo largo de los años”.

Lee aquí la publicación del BIS (en inglés)

Durante los últimos años, las economías emergentes han incrementado su nivel de deuda auspiciadas por los niveles bajos de los tipos de interés que ha matenido la Fed (0-0,25% desde 2008). Los tipos bajos de la Fed atrajeron el capital hacia economías emergentes.

En el caso concreto de China, en el foco de los mercados en las últimas semanas, han alcanzado una cifra de endeudamiento combinando deuda pública y privada que asciende hasta el 235% del PIB.

El informe publicado por el BIS apunta que “las políticas monetarias divergentes han seguido siendo un importante motor para los mercados en los últimos meses, aunque la próxima subido de tipos de la Reserva Federal es incierta, los diferenciales de tasas de interés entre EEUU y otros países sigue siendo amplia, con importantes consecuencias para los mercados de divisas”.

El economista jefe del BIS señaló que “no es realista y es peligroso esperar que la política monetaria pueda curar todos los males de la economía global” haciendo hincapié de nuevo en la vulnerabilidad de los mercados financieros a causa del exceso de apalancamiento y en una clara alusión al exceso de dependencia de las políticas económicas.