El Banco Central Europeo se ha mostrado abierto a tomar las medidas que sean necesarias para calmar los posibles baches que pueda encontrarse el mercado ante una hipotética peor situación económica. Draghi ha apuntado que “no hay limites” en cuanto las medidas que pueda tomar el BCE y se ha compromotido a impulsar las compras de deuda “más allá” del horizonte de septiembre de 2016 “si fuera necesario”.

 

La crisis china, la situación de Grecia, la Fed desvelando su intención de subir los tipos y el euro casi en paridad con el dólar. Todo un cocktail “postvacacional” para el BCE. Para poder digerirlo Mario Draghi ha llegado dispuesto a tomar medidas que lo hagan “más digestivo” y así tranquilizar los mercados.

Los índices de las bolsas del Viejo Continente han respondido de de inmediato a las palabras de Draghi, anontandose subidas de hasta el 1%. 

En rueda de prensa, el presidente del BCE ha mostrado su preocupación por el alza de la inflación y la moderación de la economía. Han querido apuntar la flexibilidad del BCE para tomar medidas y ha indicado que “no hay limites” en cuanto a las medidas monetarias que pudiera tomar el organismo.

Quantitative Easing (QE)

Mario Draghi ha abierto la posibilidad de que el programa de compra de deudo, el Quantitative Easing (QE), se expanda más allá de su horizonte inicial.

El presidente ha indicado que “el programa de compra de deuda permite ajustar el tamaño, la composición y la duración”. A pesar de estas declaraciones el QE no ha sufrido modificaciones por el momento.

También ha querido recalcar que el BCE va a aumentar el límite de las compras de bonos que puede adquirir, desde el 25% del principio hasta el 33% actual.

IPC Y PIB

El transalpino, ha repasado las nuevas previsiones trimestrales para PIB. El BCE ha previsto un aumento del 1,4% en 2015, un 1,7% en 2016 y un 1,8% en 2017, rebajando sus previsiones anteriores.  

En lo relativo al IPC, Draghi ha indicado que la expectativa del BCE es que la inflación continue con una tendencia a la baja. Sus previsiones apuntan a que aumentará a finales de año y que el incremento se acentúe en 2016 y 2017 gracias a la recuperación económica y la subida del precio del petróleo.

Deuda griega

Mario Draghi ha indicado que antes de cualquier tipo de iniciativa de compra de deuda griega, el BCE debe valorar otras alternativas y realizar un análisis sobre la sostenibilidad de la deuda helena.