La fortaleza del dólar está golpeando las monedas sudamericanas, en algunos casos acumulan una depreciación frente al “billete verde” de hasta un 25%. Este “impacto” es extensivo a otras divisas de economías emergentes.

 

En el presente ejercicio el peso colombiano ya se ha depreciado más del 25% frente al dólar, el real brasileño ha perdido el 23,68% y el peso mexicano el 12,5%. Esta depreciación ha venido marcada principalmente por las malas expectativas de crecimiento para China. El gigante asiático es uno de los principales importadores de commodities a nivel global y las divisas sudamericanas se ven fuertemente impactadas por el nivel de precio de las materias primas.

El pasado lunes commodities como el aluminio y el cobro alcanzaron su mínimo desde julio de 2009, esta situación junto con las expectativas de nuevas medidas por parte de la Reserva Federal ha presionado a la baja las monedas sudamericanas.

Las divisas de otras naciones emergentes se han visto fuertemente impactadas del mismo modo: 

  • Ringgit malasio (-16,19%)
  • Peso chileno (-12,66%)
  • Rupia indonesia (-10,73%)
  • Rand sudafricano (-10,23%)
  • Sol peruano (-9,20%)
  • Peso argentino (-7,37%)