La economía española continúa mostrando un elevado dinamismo y el crecimiento del conjunto del año podría situarse en torno al 3,2%, similar e incluso superior a la tasa de 2015, según señala el Panorama Económico elaborado por el Servicio de Estudios del Departamento de Asuntos Económicos y Europeos de CEOE, en el que se afirma que la información del cuarto trimestre, aunque todavía es escasa, apunta a un incremento adicional de nuestra economía en la recta final del año. 

 

ECONOMÍA Y FISCALIDAD

De hecho, dice el Informe, la Comisión Europea, en sus previsiones de otoño, estima un avance del PIB del 3,2% para este año en España, aunque mantiene la tendencia a la desaceleración para 2017 (2,3%) y 2018 (2,1%).

En su análisis, CEOE indica que, si bien algunos de los factores de impulso que apoyaron el crecimiento de la economía durante el último año comienzan a agotarse, el buen comportamiento del mercado laboral, del consumo de las familias y el vigor del sector exterior están sosteniendo el crecimiento.

Por otra parte, destaca que uno de los asuntos prioritarios en materia de política económica del nuevo Gobierno español es aprobar el Proyecto de Ley de Presupuestos para 2017, en donde se verá reflejada qué política fiscal y presupuestaria se llevará a cabo para cumplir con el objetivo que ha recomendado Bruselas (-3,1%). En opinión de la Confederación, el cumplimiento del objetivo del déficit público para 2016 (-4,6% del PIB) parece factible.

En el ámbito internacional, CEOE destaca que aumenta la incertidumbre existente, ya que al Bréxit se le une el previsible cambio de política económica y exterior del próximo gobierno norteamericano. Además, las previsiones de la Comisión Europea revisan ligeramente a la baja el crecimiento mundial para 2016, como consecuencia de la debilidad de algunas economías avanzadas en la primera parte del año, y mantienen sus estimaciones de mejoría para 2017, que se extienden a 2018.