Ya es oficial, Kobe Bryant, se retira al final de la presente campaña. La estrella de los Lakers se retira después de un calvario de lesiones en los últimos años, y de unos resultados deportivos muy lejos de su nivel, tanto en lo individual como en lo colectivo.

 

Hace varios días en el partido donde Golden State Warriors entraba en la historia de la NBA, hacíamos referencia a que Kobe no estaba pasando por un buen momento, pues bien, ni una semana después anuncia su retirada.

Se marcha uno de los mejores jugadores de la historia, se va parte de la historia del mejor equipo de la NBA, Kobe nos deja, desgraciadamente con los peores números de su carrera, de sus largos 20 años en Los Ángeles (posee el récord de más temporadas en una franquicia).

Cuando se rompió el tendón de aquiles hace tres temporadas, su afán ganador y su gen competitivo le llevó a tirar un par de tiros libres a la pata coja… más tarde en la rueda de prensa comentó que esa lesión no acabaría con su carrera. Hace tres años de eso, y de que deportivamente nos dejara. Cada temporada acababa con una lesión similar (en tiempo, casi unos 9 meses de recuperación) o con una sensación de querer y no poder. A sus 37 años KB ya no puede seguir a sus rivales, no genera puntos, no sigue los bloqueos… su propio carácter, el de no rendirse nunca, no le ha dejado tener una retirada en lo más alto (siempre hablando de lo deportivo…) debido a esto, estamos ante su peor temporada histórica en lo referente a números y estadísticas. En esta campaña sus números están por debajo de lo que hay que esperar en una estrella de su nivel, registra un promedio de 15,7 puntos por partido (muy por debajo de los 25.3 puntos que ha logrado de media en sus 1.293 partidos en la NBA), 31 minutos en pista, 4.1 rebotes y 3.4 asistencias. Los Lakers son, además, el peor equipo de la Conferencia Oeste esta temporada con una marca de 2V y 13D.

Desde que debutó en 1996, a lo largo de las 20 temporadas de oro y púrpura (récord histórico con una sola franquicia), ha levantado el título de campeón en cinco ocasiones  (2000, 2001, 2002, 2009, 2010), ha sido una vez MVP (2008), 11 veces incluido en el Quinteto Ideal de la temporada y 17 veces All-Star. Tercer máximo anotador de la historia, sólo por detrás tiene a Kareem Abdul-Jabbar y Karl Malone. Ganador de dos medallas olímpicas con EEUU (Pekín ’08 y Londres ’12).

Más allá de los datos, nos quedamos con la eterna comparación…

¿Michael o Kobe? ¿Jordan o Bryant?

Para mi, Jordan, sin duda alguna.

Nadie duda de la gran calidad de KB, de todos los puntos que ha encestado (3º en la tabla por delante de MJ, que es 4º), de su ambición y por supuesto de sus títulos (5 anillos de campeón). Kobe no deja de ser la copia más fiable de algo que jamás y lo digo muy seguro de ello, jamás volveremos a ver. Lo dicho, una muy buena copia, pero siempre eso, copia…

Puede que mi obsesionada pasión hacia MJ no me haga ver más allá… Lo reconoco, lo asumo y lo acepto. Kobe siempre ha reconocido que se inspiró de manera indirecta de Jordan, en los gestos, en las fintas, en las palabras… y sin duda ha llegado al olimpo del baloncesto por méritos propios, de ahí a compararlo con MJ, hay un mundo, por no decir un universo. Jordan siempre estará un paso, una sonrisa, un detalle, por delante…